Investigaciones en Economía Pesquera

Contenido

Justificación

El concepto de pesquerías sustentables ha sido reformulado por el de Pesquerías Responsables que, en un debate internacional dominado por el tema de derechos soberanos, intenta recordar a los Estados las obligaciones y responsabilidades que de ello se derivan. El concepto se desarrolla en el Código Internacional de Conducta para Pesquerías Responsables adoptado por la FAO en 1995 y ratificado por nuestro país. Por demasiado tiempo se ha confundido desarrollo pesquero con la simple acción de incrementar las capturas. Tal concepción errónea implicaría que solamente la pesca podría entrar en un proceso de desarrollo en la medida en que sea posible una expansión del esfuerzo. En realidad el concepto que se requiere va mucho más allá de eso. En síntesis el proceso de desarrollo de la actividad pesquera debe entenderse como el conjunto de acciones que implican el mejor aprovechamiento económico y social de los recursos pesqueros. Ello incluye la consideración de aspectos de carácter tecnológico, económico y social, además de los biológicos. La información sistematizada a través de indicadores, constituye un insumo esencial para fortalecer y mejorar la toma de decisiones de los administradores pesqueros, ante un entorno económico y social cambiante. En este contexto, el análisis de la información permite planear y controlar los procesos de gestión y los planes de desarrollo sostenible, reorientando las estrategias de política cuando fuera necesario. Alcanzar el desarrollo sostenible de las pesquerías a través del manejo de un recurso pesquero es un proceso complejo que requiere la integración de los conocimientos de su biología y ecología con los factores socio-económicos e institucionales que afectan al comportamiento de los usuarios (pescadores, empresas, industrias) y a los responsables de su administración, lo que se ha dado en llamar las Dimensiones del Sistema Pesquero. En el capítulo 17  la Agenda 21 de la Cumbre de la Tierra de Río, 1992; se requiere que la información científica sea oportuna, rápida y esté presente de una forma tal que pueda ser realmente comprendida y utilizada por múltiples actores. Existe la necesidad de identificar y valorar indicadores cuantitativos de gestión para el medio marino y costero y de mejorar la comprensión del valor económico asignado a los ecosistemas costeros.  En un contexto de pesca responsable la información debe jugar un rol crítico en el alcance de los objetivos de la sustentabilidad puesto que ella puede proveer de bases firmes al proceso de toma de decisiones y al seguimiento del proceso de desarrollo. Se han propuesto en el ámbito internacional, varios marcos complementarios para el diseño, la organización y la notificación de indicadores del desarrollo sostenible, tales como el marco presión-situación-respuesta. En el caso de la pesca, el Código de conducta ofrece un marco alternativo. Cuando se han establecido indicadores sobre marcos semejantes, pueden compartirse en el ámbito nacional, regional y mundial. A tal efecto, es preciso acordar y aplicar conceptos, definiciones y procesos similares al desarrollar sistemas comparables de indicadores que cumplan requisitos mínimos comunes. El concepto de indicadores e índices se refiere a los indicadores como información que es parte de un proceso especifico de gestión y que puede ser comparada  con los objetivos de dicho proceso; a los indicadores como información a la cual se le asigna un significado o trascendencia mayor que su valor observado o real y finalmente los índices se construyen para lograr una reducción en el volumen de datos acerca de variables particulares que tienen un significado o trascendencia especial. De manera general los indicadores e índices se elaboran para cumplir con las funciones de: simplificación, cuantificación, análisis y comunicación, permitiendo entender fenómenos complejos, haciéndolos cuantificables y comprensibles, para que puedan ser analizados en un contexto dado y comunicarse a los diferentes niveles de la sociedad(Adriaanse, 1993).; constituyen un punto de referencia clave de una estrategia orientada a la gestión por resultados. Esto genera una capacidad de diagnóstico que puede resultar muy útil para alertar sobre prioridades y seleccionar estrategias de intervención, tanto en relación a un país, como en relación a una institución o conjunto de instituciones.  La adopción de un marco conceptual común para el desarrollo y uso de indicadores tendrá como objetivos esenciales: •    Conectar los datos, estadísticas e información relacionada con las necesidades políticas y de manejo y gestión en el ámbito local, nacional y regional. •    Integrar conjuntos de datos en una base geográfica para apoyar el proceso de toma de decisiones en función de los diferentes niveles (país, ecosistema, eco región) y escalas (local, nacional, regional). •    Identificar vacíos o duplicación en la información y en las tareas de recolección de datos en el ámbito nacional, regional y global. •    Mejorar y facilitar el intercambio y la calidad de la información utilizada en los procesos de  toma de decisiones. •    Comunicar a los diferentes tipos de usuarios información regional, nacional y local útil para la toma de decisiones. A ello se suma la falta de indicadores socioeconómicos  sistemáticos en algunos casos y en otros los límites de los métodos tradicionales de relevamiento (por ejemplo en la encuesta permanente de hogares EPH por la falta de desagregación por rama de actividad).  En relación con los indicadores económicos generales también se manifiestan los límites de los métodos tradicionales que, en la encuesta para la elaboración de la matriz de insumo producto, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) trató de subsanar al menos para el sector primario, a través del desarrollo metodológico particular en colaboración con INIDEP firmando un convenio al efecto, esto último constituye la excepción a la regla; así por ejemplo aún subsiste insuficiente desagregación en los índices de precios mayoristas y minoristas, en los productos exportados, en el cálculo del producto bruto interno, etc. En la practica, en el ámbito nacional y provincial, se dispone de datos e información recolectados independientemente por instituciones que utilizan diferentes métodos, clasificaciones y estándares, para un amplio rango de propósitos y objetivos, sin que exista un marco conceptual que guíe la producción de información para la toma decisiones en el contexto de un desarrollo pesquero sostenible. Todo ello redunda en la existencia de datos incompatibles y de calidad dudosa e información inaccesible a los usuarios. Es necesario coordinar los esfuerzos y actividades para convertir los datos en información  y esto es posible a partir de la disponibilidad de indicadores de sustentabilidad económica que permitan elaborar información útil para la toma de decisiones. Para la adopción de políticas pesqueras es indispensable considerar en qué tipos de contextos se toman las decisiones: certeza, riesgo, incertidumbre o conflicto.