Oceanografia Fisica

Contenido

Antecedentes y Justificación La situación actual en las principales pesquerías mundiales evidencia la dificultad de mantener el enfoque monoespecífico tradicional, y la necesidad de avanzar y aplicar enfoques más integrados de manejo pesquero (Christensen et al., 1996; FAO, 2001; Pikitch et al., 2004). Una alternativa es el enfoque ecosistémico para pesquerías (EEP) como un complemento que enriquecerá al manejo tradicional. Para llevar a cabo un EEP las investigaciones deberán mejorar el entendimiento de la dinámica de los ecosistemas marinos y la forma en que ellos responden a los cambios del ambiente y de los rescursos pesqueros. La variabilidad ambiental (corta, media y gran escala temporal y espacial), puede influenciar varios comportamientos biológicos de los recursos marinos (distribución, reproducción, alimentación) y por ello tener implicancias en las regulaciones de manejo de las pesquerías (Perry & Omer, 2003). Ejemplos del efecto de esta variabilidad han sido evidenciadas en importantes recursos pesqueros, e.g. sardina californiana (Rodríguez-Sánchez et al., 2002), anchoveta peruana (FAO, 1998), salmón de la costa oeste de USA (Francis & Hare, 1994; Mantua et al., 1997), bacalao, lenguados (Sinclair et al., 1997). La Plataforma Argentina presenta una amplia combinación de variables físicas (profundidad, corrientes, topografía, tipo de sedimentos, temperatura, salinidad) y bióticas (disponibilidad de alimento y abundancia de predadores), que varían en espacio y tiempo y que sustenta su alta diversidad biológica sobre la que actúan las pesquerías. Si bien, existen antecedentes sobre las interacciones entre los componentes físicos y biológicos de los ecosistemas de la plataforma, éstos se basan en observaciones físicas sinópticas o campos medios promediados sobre largos períodos de tiempo y no consideran las fluctuaciones (Ej. productividad primaria y secundaria: Carreto et al. 1995, 2003; Mianzan & Guerrero, 2001; Armtrong et al., 2004; Lutz et al., 2006; Sabatini et al. 2004; procesos ecológicos: Acha et al., 2004; Schiariti et al., 2006, Oceanografía Pesquera: Bakun & Parrish, 1996; Hansen et al., 2004; Jaureguizar et al., 2003; 2004, 2006, en prensa; Wang et al., 2007). Para el desarrollo de una aproximación ecosistémica para el manejo de la plataforma argentina y mares adyacentes es necesario que las investigaciones tiendan a una mejor comprensión integrada de la dinámica biológica desde organismos hasta ecosistemas y la forma en que ellos responden a los cambios del ambiente y de la pesca. Por lo tanto, las evaluaciones de nuestros recursos pesqueros deben estar acompañadas por un monitoreo riguroso y sostenible en el tiempo de las condiciones ambientales (físico-químicas y biológicas) con el objeto de:   Proveer información ambiental apropiada a la investigación pesquera, administradores y a la comunidad científica en general.

  • Interpretar la varianza del ambiente físico discriminado la componente natural de aquella que resulte de las acciones antropogénicas.
  • Desarrollar metodologías para pronosticar el efecto de las variaciones ambientales en la disponibilidad de peces y en la resiliencia de la explotación sobre las poblaciones de peces.
  • Evaluar el efecto de cambio climático global en los procesos oceanográficos relevantes en las poblaciones de peces y en la dinámica de sus poblaciones.
  • Buscar nuevos enfoques y metodologías que caractericen y evalúen el habitat de las pesquerías. El área Oceanografía Física viene formando personal, desarrollando técnicas y aplicando métodos de trabajo orientado a las necesidades institucionales desde el año 1987 (contaba en esos momentos con 750 estaciones oceanográficas de alta resolución y un instrumento CTD). En 1992 la institución inicia un intenso periodo observaciones de las pesquerías argentinas, aumentando las mediciones a 1500 estaciones oceanográficas. Entre 1992 y 1996 se conforma gradualmente el grupo ad-hoc integrando Técnicos-investigadores-becarios de diversas instituciones como el SHN, UNMdP y el CONICET (en 1996, ya contaba con 6500 estaciones oceanográficas y 3 CTDs). Hoy el área cuenta con 12 personas que manejan 3 plataformas de adquisición de datos con 5 CTDs y una base de datos con más de 26000 estaciones oceanográficas. C. Relaciones del programa con otros programas y gabinetes del INIDEP, con otros organismos de investigaciones nacionales e internacionales y otras reparticiones a nivel nacional e internacional.